Los estilos de enseñanza como factor que inciden en el aprovechamiento escolar de los alumnos: PATRICIA MEJIA

Introducción

Cada ser humano es único e irrepetible, cada uno tiene una identidad propia, una personalidad única, lo que los hace distintos entre sí, de tal forma que cada profesor tiene un estilo de enseñanza propio al momento de impartir cátedra a sus alumnos, distinto de entre todos los demás profesores que integran la plantilla docente de la institución en la que trabaje.

Existen diversos autores que han definido el concepto de Estilos de Enseñanza, entre ellos Guerrero (1998) los estilos de enseñanza son: Conjunto de actitudes y acciones sustentadas y manifestadas por quien ejerce la docencia, expresadas en un ambiente educativo definido y relativo a aspectos tales como la relación docente-alumno, planificación, conducción y control del proceso enseñanza-aprendizaje.

Se ha observado que el aprovechamiento escolar de los alumnos está condicionado con la forma en que los profesores les imparten clases, la forma como los profesores se presentan ante los alumnos como seres humanos, la personalidad de cada profesor es también parte importante de su estilo de enseñar, ya que un docente con personalidad muy relajada, difícilmente presentara un estilo de enseñanza tradicional.
Los estilos de enseñanza y el aprovechamiento escolar

Se define como “estilo” a lo que termina el cómo interpretamos o damos significado a lo que vemos, a lo que escuchamos y a nuestra experiencia. Cada uno tiene su propia perspectiva, y ante un mismo acontecimiento podemos tener muy distintas interpretaciones, emociones y percepciones de la situación. (Pinelo, 2008).

De tal forma que hay estilos para comportarse, para hablar, para vestir y por supuesto también para educar. Grigorenko y Sternberg (1995) citado por Pinelo (2008) realizaron una detallada investigación sobre el tema y reconocen que en general, los estudios realizados por diferentes autores pueden agruparse en tres enfoques:

*

a) Enfoque centrado en la cognición.- Se relaciona con los estilos cognitivos y consiste en conocer como los individuos perciben y realizan sus actividades intelectuales. Witkin, Oltman, Raskin y Karp, 1971, son autores dentro de este enfoque; citados en Grigorenko y Sternberg (1995).Pinelo 2008
*

b) Enfoque centrado en la personalidad.- Dentro de este enfoque Myers y Myers realizan una distinción de dos actitudes (extroversión e introversión), dos funciones perceptuales (intuición y sensación), dos funciones de decisión (pensamiento y sentimiento) y dos formas de negociar con el mundo (percepción y juicio). Gregory 1984 (citado en Alvarado y Panchi, 2003), por su parte, clasifica con base en el espacio y tiempo dos formas de estilos: abstracto y concreto con respecto al espacio, y secuencia y aleatorio con respecto al tiempo. Miller (1991) citado por Pinelo (2008) distingue entre estilos analíticos vs holísticos (globales), subjetivos vs objetivos y emocionales estables vs emocionalmente inestables.
*

c) Enfoque centrado en la actividad. Este enfoque se relaciona con los estilos de enseñanza y aprendizaje. Las teorías que utilizan este enfoque son las que más aplicaciones tienen en el salón de clase. Por ejemplo Kolb (1974), identificó cuatro estilos de aprendizaje: convergente vs divergente, y asimilación vs. acomodación.

Burke y Garger (1988) citado por Pinelo 2008, presentan otra clasificación de estilos que tiene puntos de coincidencia con la propuesta de Grigorenko y Sternberg anteriormente referida y la dividen en cuatro categorías:

*

a) Estilo centrado en la cognición. – Responde a la pregunta ¿cómo conozco?

Considera a la percepción como el estado inicial de la cognición para la adquisición, procesamiento y utilización de la información, ya que las diferencias perceptuales afectan el qué y el cómo recibimos el conocimiento.

*

b) Estilo centrado en la conceptualización.- Responde a la pregunta ¿Cómo pienso?

Distingue cuatro tipos de maneras de pensar, divergente o convergente y lineal o aleatoria. Algunos maestros verbalizan sus ideas para entenderlas, otros piensan rápidamente, espontáneamente e impulsivamente, o por el contrario lo hacen de manera lenta y reflexiva.

*

c) Estilo centrado en los afectos.- Responde a la pregunta ¿Cómo decido?

Este estilo se encarga de las características motivacionales, valorativas, emocionales y de juicio. Algunos profesores se motivan internamente, otros se motivan con factores externos; mientras unos, toman decisiones calculadas, lógicas y raciones, otros lo hacen de manera subjetiva, basados en sus percepciones o emociones.

*

d) Estilo centrado en la conducta.- Responde a la pregunta ¿Cómo actúo?

Este modelo surge de los enfoques anteriores, el cognitivo, el conceptual y el afectivo, ya que toda acción es un reflejo de estos factores.

Los estilos pueden ser predecibles, esto significa que es posible definir anticipadamente la forma de adquirir conocimientos, la estabilidad y la madurez. Por lo tanto, los estilos de pensamiento sirven para explicar y prever aquellos aspectos del desempeño de las personas en la escuela, en el trabajo y en la vida que no pueden atribuirse directamente a la inteligencia, sino mas bien, a la manera como las personan la utilizan (Sternberg, 1999). Incluso, Barón (1987) ha propuesto que la habilidad de pensar puede ser cuestión de tener un estilo cognitivo eficaz.

Dado que los estilos forman parte de la porción flexible del sistema cognitivo, pueden ser moldeados por la experiencia, y, por lo tanto, se pueden concebir como herramientas que las personas, utilizan para aprender e interactuar más eficientemente (Castañeda y López, 1996).

De esta forma es frecuente que un profesor tienda a enseñar cómo le gustaría que le enseñaran a él, es decir, enseña como a él le gustaría aprender, en definitiva enseña según su propio estilo de aprendizaje.

Este proceso interno, inconsciente en la mayoría de los profesores, aflora y se analiza cuando cada docente tiene la oportunidad de estudiar y medir sus preferencias de aprendizaje, que luego desembocan en preferencias en su estilo de enseñar preferido. Pero el estilo de enseñar preferido por el profesor puede significar un favoritismo inconsciente para los alumnos con el mismo estilo de aprendizaje, los mismos sistemas de pensamiento y cualidades mentales (Alonso, 1997).

Esto puede dar como resultado que aquellos alumnos que no tengan el mismo estilo de aprendizaje que su profesor, no entiendan la forma de enseñar de su maestro arrojando como consecuencia la no aceptación a la materia o asignatura que el profesor le imparte, lo que traerá consigo la inminente reprobación.

Existen numerosos textos que estudian el papel de los Estilos de Enseñanza en el proceso de enseñanza-aprendizaje (Delgado, 1991; Goldberger y Howarth, 1993; Gerney y Dort, 1992; Goldberger 1984; Greenspan, 1992; Mosston y Ashworth, 1994; Mueller y Mueller, 1992; citados por Ortega, 2005).

La función del docente va más allá de la simple transmisión de conocimientos. Es una actividad compleja que requiere para su ejercicio, de la comprensión del fenómeno educativo, para lo cual es necesario reconocer el estilo de enseñanza que emplea el docente.

1 comentario (+¿añadir los tuyos?)

  1. Trackback: Los números de 2010 | Varelaperezm's Blog

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: