REFORMA EDUCATIVA URGENTE: DESARROLLEMOS NUESTRA FILOSOFIA EDUCATIVA

Al final de la década del 1990, se aprobó la Ley 149, “Ley Orgánica del Departamento de Educación”. Bajo esta ley se consolidó la antigua Ley 68 y la 18. Posiblemente ha sido el último intento por reformar administrativamente el Departamento de Educación de Puerto Rico. Digo administrativamente por que el concepto original era ofrecer autonomía fiscal, administrativa y docente a las escuelas, pero sin que el Nivel Central perdiera el control, o sea, un poder imaginario. Con la Ley antes mencionada, los Distritos Escolares se convirtieron en Centros de Desarrollo Profesional, lo que implicaba que estarían a cargo de la docencia y lo académico, sin embargo el concepto de supervisor cambia por el de facilitador, lo que implica que ya este funcionario no puede supervisar, más bien visitar al docente y hacer recomendaciones de sus ejecutorias, compartiéndola con el Director Escolar, funcionario que ve en aumento vertiginoso sus funciones administrativas y dejando en segundo plano la función de supervisión de la docencia. Las regiones correrían lo administrativo, pero el Secretario aumentaba su poder o cantidad de funciones, convirtiéndose en un ente con muchas responsabilidades lo que lo imposibilita de supervisar responsablemente la implantación de la Política Pública Educativa del gobierno. Luego de la aprobación de la Ley 149, los secretarios, haciendo uso del poder y autoridad que le da la legislación, han estado tomando decisiones administrativas de reestructuración de unidades académicas y administrativas. Una de ellas fue la disminución de las Regiones Educativas; de diez a siete. Otra, nefasta según mi punto de vista, la “consolidación” de los Distritos Escolares a veintiocho, nombrando con esto igual cantidad de Ayudantes Especiales para dirigir cada Distrito, más burocracia, literalmente se convirtieron en mini regiones con una gran cantidad de tareas administrativas y más gastos operacionales. La consolidación de los Distritos Escolares, hoy, no se ha completado funcionalmente, se sigue pagando renta por algunos de los locales que se ocupaban en los diferentes municipios, todavía hay mucho material y equipo sin inventario activo en las diferentes oficinas, hay espacios limitados en los nuevos Distritos, falta de personal para realizar las funciones, unidades y divisiones administrativas funcionando fuera de la sede sin supervisión. En un principio se dijo que era para ahorrar, luego que era parte de un acuerdo con los funcionarios del Departamento de Educación Federal, pero la realidad que para los que no conocen como funciona esta burocracia es un misterio, para los que la conocemos es claro la intención detrás de la consolidación.
Entiendo que más que una reforma administrativa, el Departamento de Educación, como estructura, requiere de una reforma educativa en su Sistema Público de Enseñanza. Esta reforma tiene que partir de la revisión urgente de su misión y visión, hay que definir al estudiante de acuerdo a lo que existe en el mundo globalizado, definir sus necesidades y prioridades, definir su razón de ser; la enseñanza y los ofrecimientos académicos y vocacionales tienen que ir a la para con lo que implica una sociedad cambiante. Vasta ya de parchos, hay que reformar educativamente al Sistema Educativo. Hay que establecer cuál será su verdadera FILOSOFIA EDUCATIVA. Esta nunca puede estar a merced de ser cambiada por lo que profesa el partido que gobierne, tiene que ser una con base sólida y fundamentos probados, para que trascienda los vaivenes políticos y atienda de verdad al estudiante del siglo XXI, no al del siglo XX. Esta reforma tiene que tomar en consideración, los requisitos de graduación de escuela superior, intermedia y elemental; los ofrecimientos académicos, los planes de trabajo y organización escolar, la participación de los empleados docentes y los clasificados y su rol, la función particular de los administradores escolares, la redefinición de las funciones de supervisión y la ejecución de los tres niveles básicos en el sistema; la Escuela, el Distrito y el Nivel Central. Observa que deje fuera la Región Educativa. Siempre he pensado que este nivel tiene que desaparecer, es un estorbo administrativo, sus funciones las puede ejecutar el Distrito Escolar, con una buena estructura administrativa, una buena unidad multidisciplinaria, ajena a la estructura académica que debe ser su función básica. Es preocupante que luego de la aprobación de la Ley 149, “Ley Orgánica del Departamento de Educación”, han pasado tres Asambleas Educativas, y tres ejecutivas con legisladores y funcionarios cuya preparación está relacionada a la docencia y a la administración educativa y a ninguno se le diera el interés por insertar en la discusión pública el tema de la necesidad de reformar educativamente el sistema público de enseñanza. Lo que propongo, como culminación de este escrito, es la implantación urgente de una FILOSOFIA EDUCATIVA que guie el Sistema Público de Enseñanza en Puerto Rico. Ejemplos concretos y modelos amplios existentes los hay en Asia, Europa, Centro América y Sur América. Es hora de actuar. Recuerda que todo lo que ocurre en el mundo dependerá, directa o indirectamente, de cuán exitosa y cuánta calidad hay en el sistema educativo, es el mejor activo.

5 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. mirna edelmira
    Abr 26, 2013 @ 03:37:27

    me gusta 🙂

    Responder

  2. mirna edelmira
    Abr 26, 2013 @ 03:38:20

    jejejeje gracias me ayudo 🙂 😉

    Responder

  3. Rodny
    Sep 12, 2016 @ 01:31:51

    Muy buen escrito. Démonos cuenta que han pasado poco más de tres años y esto sigue igual… Me gustaría conocer su punto de vista actual, integrando aspectos como el proyecto de Ley 1456 (Reforma Educativa propuesta por el Senado de Puerto Rico).

    ¡Saludos!

    Responder

    • varelapma
      Sep 12, 2016 @ 13:11:35

      Saludos, Ciertamente, conceptualmente el Proyecto del Senado es uno que requiere atención ya que resulta en un intento por introducir cambios, no necesariamente reformas, al sistema educativo actual. Claro tengo preocupaciones sobre el contenido del Proyecto y la manera muy superficial en que se pretende atender los problemas existenciales del sistema educativo; primero – carece de una filosofía educativa-curricular que establezca una misión y visión clara, a corto y largo plazo, segundo – no hay etapas de incorporación a los cambios, se aumenta la burocracia con la creación de organismos secundarios y terciarios con el mismo poder decisional o mayor que el que tiene el ente principal, tercero – se da la impresión de crear un sistema paralelo al que se le brindarán todos los recursos y esfuerzos, poniendo en riesgo el sistema tradicional. En fin, entiendo que el sistema no puede seguir segregándose, al contrario hay que eliminar niveles de burocracia y establecer prioridades y reformas acorde con la sociedad dinámica y de conocimiento de este siglo.

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: