Ya los Barrotes Hablaron

Un 6 de enero del año 1943 nace el preso político, Oscar López Rivera, natural de San Sebastián. Que irónico, este hombre humilde defendió los colores de la bandera de la nación que lo mantiene prisionero desde el 1981, de hecho es veterano de la Guerra de Vietnam donde fue condecorado por su valor en combate. Luego regresa a Chicago para integrarse a las luchas comunitarias de igualdad de los derechos de las minorías y de los puertorriqueños. Desde ese momento aumentó su interés en que el pueblo de Puerto Rico fuera independiente. Por sus luchas fue acusado de conspiración sediciosa, para este delito el gobierno de los Estados Unidos impone sentencias máximas de 20 años, sin embargo, López Rivera cumple al día de hoy 32 años de prisión, siendo el prisionero político con más cantidad de años en una cárcel de los Estados Unidos. Lo interesante del caso es que por delitos de mayor gravedad los diferentes presidentes ya han dado la clemencia o indulto a otros prisioneros. Me imagino a el Sr. López, con su mente privilegiada, escribiendo su biografía y narrando en forma elegante las experiencias que les han tocado vivir desde detrás de los fríos barrotes de la celda húmeda y silenciosa. No obstante, cada noche fría, cada aislamiento, cada momento de soledad y sufrimiento le han servido para enviarle al mundo un mensaje claro, preciso y cónsono. El reclamo por su libertada ha unido a diferentes grupos políticos, intelectuales, religiosos, sociales y culturales. Hoy se levanta una voz consolidada que, sin duda alguna, y en forma unánime, pide que se le libere y pueda terminar su vida en una libertad física, ya hace tiempo la tiene emocional y espiritualmente. Su estatus de preso político pone ante la palestra pública la ironía de los discursos de los líderes de las naciones. Por un lado, reclaman libertades y derechos civiles, así como la emancipación fuera de su territorio, pero por otro lado, domésticamente, siguen manteniendo la negación a la libertad. Independientemente las razones que el gobierno de los Estados Unidos haya tenido para tomar prisionero a López Rivera y perpetua su estatus de prisionero político, ya es hora de que su libertad se vea hecha una realidad. El Presidente Obama tiene la decisión histórica de crecerse ante la comunidad internacional. No tiene nada que perder políticamente hablando, ya que no va a la reelección. Es la oportunidad de que ponga de manifiesto lo que ha estado promulgando en los diferentes discursos, el nivel de tolerancia y de sensibilidad.
Sr. Presidente, desde el frio y la impersonalidad de los barrotes un hombre espera la libertad. Usted tiene la palabra. Los barrotes ya han escrito la historia, la misma esta escrita detrás de los mismos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: