La Satisfacción del Deber Cumplido

La satisfacción del deber cumplido, como decía el gran prócer puertorriqueño Eugenio María de Hostos. Sí, esa satisfacción que vives cuando se concluyen etapas exitosas en tu vida, en tu trabajo, en tu hogar, en tu comunidad o en la iglesia. Cuando observas que hiciste el bien. Que con tu servicio marcaste a alguien. No importa las circunstancias y cómo estas han cambiado, tienes que estar complacido y feliz. Lo que ayer hiciste, hoy lo disfrutas. De eso se trata, de no sentirme triste y agobiado. Hoy es un día nuevo. Dios te lo ha regalado para que puedas meditar en tus logros y en lo que no lograste. Si la suma total es positiva, esa satisfacción no puede ser opacada. Se feliz con tus decisiones. Tú eres tú. Solo tú te pones obstáculos. Disfruta, sonríe, ama el ahora. Es consecuencia del ayer. Te lo dedico a ti que eres un o una gladiadora.

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: