La empatía del maestro es clave para el desarrollo académico del alumno

http://www.tendencias21.net/La-empatia-del-maestro-es-clave-para-el-desarrollo-academico-del-alumno_a41438.html

Anuncios

Ayúdale a tu hijo a hacer bien la tarea

http://psicologiaparaninos.com/2015/05/ayudale-a-tu-hijo-a-hacer-bien-la-tarea/

¿Qué significa educar a un niño?

http://psicologiaparaninos.com/2015/05/que-significa-educar-a-un-nino/

¿Hacia dónde nos dirigimos como sociedad? Miguel A. Varela Pérez Editado del Escrito Original 2011

alegría

Hace años he estado reflexionando sobre la crisis social por la que atraviesa nuestra sociedad globalizada; a nivel moral, económico, cultural, religioso y educativo.  Me he cuestionado, desde lo profundo del corazón, sobre las razones, a mi juicio múltiples, que han llevado a esta debacle social. Este cuestionamiento no va dirigido a adjudicar responsabilidades directas, ya que, desde mi punto de vista, al fin de cuentas todos tenemos corresponsabilidad en la misma; incluyendo a las principales instituciones sociales; iglesia, familia, la escuela, el gobierno, las instituciones cívicas, las culturales, los medios de comunicación, la legislatura, la judicatura y uno como ente individual. Todos nos hemos dedicado a crear tribus e islas, independientes unas de otras, sin sentido de pertenencia, sin prioridades valorativas, con una ausencia de escala de valores definida. Cada cual tirando para su lado, intentando sobrevivir. Porque de eso es lo que se trata, DE SOBREVIVIR, sin importar la necesidad del otro, lo importante es que yo y solo yo, esté bien, los demás que se defiendan como quieran y puedan. Esa misma actitud se ve a nivel del colectivo; se observa en la escuela, microsistema para aprender, además de conocimiento básico e importante, así como destrezas académicas; aprender para la vida. Se observa una apatía por aprender, por enseñar, por forjar carácter y valores, por moldear al ciudadano completo, nos da lo mismo, y me incluyo, nos enajenamos totalmente de nuestra función social de educar y educar para la vida, por la vida y en la vida. De la misma forma ocurre con la institución más importante de la sociedad, la familia. Su deterioro es evidente, no hay coherencia, unión de propósitos, no hay un norte definido en los patrones de crianza, salvo ciertas excepciones. Nuestras familias viven en sombras, sus integrantes no tienen roles definidos, la autoridad se ha perdido, los valores se han trastocado, no hay sentido de pertenencia y pertinencia. De la iglesia, entiendo que ésta tiene que redefinir su discurso, uno que sea incluyente y no excluyente, uno que agregue y no segregue, uno que lleve al individuo, a la familia, al ente humano a reencontrarse consigo mismo, con su prójimo, con DIOS. En esta reflexión, por temor a que fuera señalado, como ocurre en esta bendita patria, en la que te etiquetan por lo que hablas, lo que vistes, lo que escribes y hasta con quien caminas, me resulta un tanto difícil hablar del gobierno, como institución, difícil expresarme, pero siempre me expreso, trato de ser lo más objetivo posible, aunque los fanáticos, siempre espulgaran lo contrario, lo que evidencia nuestra forma de fanatismo en la que nos movemos como pueblo. Cada cuatrienio es peor la dosis del medicamento. Uno selecciona a unos funcionarios para que le sirvan al pueblo, eso debe ser la democracia, sin embargo, estos terminan sirviéndose del pueblo, prometen y prometen y terminan mintiendo y mintiendo, echando culpas a otros, justificándolo todo. Lamentablemente este patrón ha continuado, ya desde el primer día de gobierno de los que administran al país se ha observado la dinámica, al otro lado se encuentra el batallón de fusilamiento con sus pistolas en manos fiscalizando con su peculiar estilo, criticando todo lo que se hace, lo que no hicieron cuando tenían el poder para hacerlo. Simplemente están, ambos bandos, atacándose por atacarse y, de forma hipócrita, usando el sufrimiento y necesidades del pueblo como la excusa para su comportamiento maquiavélico.

Hoy me reafirmo en que los gobiernos tienen que asumir su responsabilidad social para con la educación, la salud y la economía, tienen, por obligación, que ser modelos, guías e instrumentos de esperanza. Tienen que generar sentido de confianza en el pueblo, esto no está pasando, el pueblo está atribulado, cada cual siente lo peor. El pueblo ha perdido su ilusión y esperanza, yo soy pueblo. La pregunta obligada para poder poner nuestra función analítica en justa perspectiva es, ¿hacia dónde nos dirigimos como sociedad?

Tenemos, como pueblo, que tomar la iniciativa y convertirnos en portaestandarte de la esperanza, es hora que se inicie una revolución de consciencia y se transforme a las sociedades, se transformen los diferentes espacios que las mantienen en la crisis en que se encuentra, ocupémonos y no nos preocupemos tanto, combinemos ambas acciones, para que el PLaneta Tierra sea el lugar al que aspiramos, un lugar de convivencia pacífica, sana y saludable socialmente, solo de ti y de mi depende, al fin de cuentas los gobiernos, pasan, nosotros nos quedamos. Luego de este ejercicio, responsablemente, te invito a que te preguntes, ¿hacia dónde nos dirigimos como sociedad? Hoy la situación continúa o sigue peor. Por lo que se observa a diario el país se debate en lo que podría denominarse una catástrofe social. No hay rumbo, se perdió el respeto por la vida, se violenta la dignidad del ser humano, se persigue al que piensa diferente, se cierran  oportunidades a los que desean colaborar para que se instituya una sociedad de avanzada y orden. Se percibe un derrotismo por parte de los encargados de la seguridad y vigilancia, una apatía por parte de los que se supone que transmitan la información y el conocimiento. ¿Hacia dónde te diriges?, ¿Hacia dónde permitiremos que te dirijas?, ¿Cuándo me levantaré como pueblo para defender la ida, las injusticia, para lograr que la dignidad y el merito prevalezcan?, ¿Cuándo?, ¿Cada cuatro años? Si es así, vamos de mal en peor.

La gran pregunta sigue latente, ¿hacia dónde nos dirigimos como sociedad?

La Pieza Perdida: Sin Ella no hay Celebración

Resultado de imagen para una familia decorando para la navidad

          Llegó la hora de la celebración, la fecha esperada. Todo está preparado, la mesa está servida, música, pasteles, lechón, arroz con dulce, el pitorro, los amigos y familiares. Desde meses se han realizado los preparativos, no puede quedarse un detalle. Todo tiene que sobresalir. Se inicia la reunión, es la gran noche, el frío lo anuncia, el cielo estrellado lo atestigua. Algo está por suceder. Los amigos se reúnen, la comida sobra, la fiesta es la orden del día. La gente decora sus casas y las arreglan, hay que hacer la lista de regalos; para el viejo, la vieja, los hijos, el esposo y esposa, para los nietos, para los amigos especiales. El comercio se prepara, hay carnales que los patrocinarán, les dejarán sus ahorros. Hay que enviar las tarjetas de felicitaciones. No se puede quedar nadie. Se identifica el lugar apropiado para colocar al viejo colorado, parece que es el centro de toda la celebración, se le ha dado mucha importancia. La caja en la que se guardaban las piezas tradicionales heredadas se abrió, contiene trece (13) piezas, hay mucho polvo, un año sin abrirla, sin importar lo que guardaba. Se sacan las piezas. Se limpian y colocan debajo del árbol al que ya se colocaron los “guindalejos” y las luces. Todo fue colocado en un estricto orden, uno a uno.

mg_5542

De momento, tal vez por la euforia y la constante distracción, una de las piezas se echa para el lado, es la más pequeña, parece no importar mucho, habrá tiempo para colocarla, no ha llegado el día. De momento la figura que sobra, por olvido es depositada en la basura. El camión la transporta al depósito de desperdicios, allí, en aquel lugar los vagabundos, los niños sin hogar, los alcohólicos y drogadictos, las prostitutas, los ancianos que viven solos deciden reunirse para celebrar en la soledad, por meses buscaron entre los desperdicios un abrigo, un pedazo de pan, algún calzado, buscaron libros, antigüedades, buscaron cómo preparase para la gran noche, la que para ellos tiene mucha importancia. Alguien había encontrado entre la basura una caja que contenía una pequeña figura, muy pequeña pero de gran importancia para los amigos que se reunían para la celebración de la gran noche, la más esperada, la que les abrigaba esperanza, la que les daba seguridad. Alguien abandonó la figura, alguna razón existía, estaba fría, pero los amigos de la soledad le habían preparado un lugar especial, la estaban calentando y observando, se maravillaban en la forma en que les sonreía. Caía la noche, se acercaba el momento, la fiesta estaba por empezar, se observaba al otro lado el esplendor del cielo alumbrado, por fuegos artificiales, los oídos alcanzaban a escuchar la música, el alboroto de la sociedad de consumo, de la sociedad que aparentaba alegría. Ellos, los del otro lado, lo tenían todo preparado. Los de la soledad acariciaban la figura, le rendían tributos, sus ojos brillaban, sus problemas desaparecían. Los de la otra sociedad empezaron a preocuparse, no encontraban la figura que habían descartado, se acercaba la noche y faltaba una figura, era la más pequeña, fue insignificante, pero sin ella no estaba completo el cuadro. Se echan culpas entre sí. Alguien la botó a la basura, hacia una semana el camionero se había llevado los desperdicios. Hay que hacer algo, la mesa está servida, la música ha llegado, todos los invitados y familiares se han reunido, comenzará el intercambio, pero falta la figura, la que fue olvidada, la de mayor importancia. Ahora resulta ser la más importante, ahora resulta ser el centro, es imperdonable continuar sin ella. Hay que ir tras su rastro, todos deciden ir al depósito de desperdicios, buscan entre lo que hay pero no encuentran nada.

         Resultado de imagen para el nino jesus entre la basura

          No hay celebración, sin aquella figura la noche no está completa. Los de la soledad detectan al grupo buscando, alguien le pregunta qué buscan, ante la respuesta, temen ser despojado del tesoro que encontraron, lo que fue una pieza de basura, para ellos es importante, es la clave de la noche que celebrarán en la soledad, es la diferencia entre el mundo real y el mundo imaginario, ha llegado la amenaza, se les quiere arrebatar de lo que encontraron y cuidaron para la gran noche. Ante la desesperación observada en los de la otra sociedad, el grupo de la soledad les sugiere compartir la figura que tienen, claro, compartir en el lugar que ellos ocupan, les pertenecía, pero están dispuesto a compartirla, no quieren ser egoístas, es la gran oportunidad esperada, compartir con todos la clase de la gran noche. Los de la otra sociedad, aunque inicialmente están indecisos, finalmente se acercan al grupo de la soledad, allí estaba la figura más buscada, la habían descartado, no le habían dado la importancia, fue ahogada por los preparativos momentáneos y superficiales de otorgar la importancia y la primacía a otros menesteres, allí estaba la figura del Niño Jesús, sonriente, abrigado, acariciado, por la noche y las estrellas, caliente por la luz. Allí estaba rodeado de mucho amor, no siendo insignificante, no siendo postergado, no siendo pieza de basura, allí estaba, ahora uniendo a todos los hombres, ricos, pobres, necesitados, los de abundancia. Era la noche grande, era la Noche Buena, era la noche del milagro. Su primer milagro, unir a la gente. Allí estaba el pesebre más grande. Estaba en el corazón del hombre y la mujer necesitada materialmente, pero con mucha riqueza espiritual. Allí estaba presente, nuevamente transformando.

color_blanco

         Era la gran noche, ahora la fiesta puede comenzar, ya el niño fue encontrado, ya tiene su importancia y su lugar. Allí estaba la pieza pérdida, encontrada y reconocida, adorada y bendiciendo a la humanidad.

25 de los caminos para llegar a la escuela más peligrosos e inusuales del mundo

http://www.upsocl.com/mundo/25-de-los-caminos-para-llegar-a-la-escuela-mas-peligrosos-e-inusuales-del-mundo/

La posibilidad de cambiar

http://bit.ly/1tqW77Z

Anteriores Entradas antiguas