13 lineas para vivir

Gabriel-Garcia-Marquez_Pablo-Picaso

Lava tus ventanas

Lava tus ventanas

Educacion Artistica, Cultura y Ciudadania

Educacion Artistica, Cultura y Ciudadania

El Maestro en la Escuela del Futuro

<div style=”margin-bottom:5px”> <strong> <a href=”https://www.slideshare.net/norman.trujillo/gdrive-el-maesto-en-la-escuela-del-futuro&#8221; title=”El maestro en la escuela del futuro” target=”_blank”>El

Introspección y Auto reconocimiento: el espejo de mi vida; Christian M. Varela Morales, Mayo de 2014

Toda la vida estamos creciendo, este crecimiento está constantemente determinado por un sinnúmero de factores o variables que inciden positiva y/o negativamente sobre el mismo. Esta incidencia se puede dar en forma directa o indirecta, no obstante, el desarrollo como individuo se da. Es importante resaltar que cuando se habla de desarrollo humano se incluye lo referente a lo social, emocional, físico, motor, intelectual o cognoscitivo y lo sexual. Como establecí anteriormente, y en este caso aplicándolo a mi persona, hay un sinnúmero de factores que han contribuido en mi desarrollo como individuo hasta formarme como adulto. Los teóricos del desarrollo siempre presentan la dualidad de los factores internos y los externos, los primeros determinados por la genética y los segundos por el ambiente, en mi caso entiendo que ambos han influido, sin embargo, para el desarrollo de este ensayo me concentraré en presentar la intervención de los factores externos o ambientales. Claro, con lo anterior no quiero decir que los primeros no son importantes. Si hago una introspección desde que tengo uso de razón u y conocimiento, sin duda alguna he tenido mucha transformación en mi desarrollo. Mi infancia fue una infancia saludable. Mi crianza fue una adecuada en el que modelaje en los valores y comportamiento fue el mejor. El modelaje de mis padres fue vital en la transformación emocional y social que permiten que mi vida de adulto sea una con controles y pautas claras en lo que representa mi comportamiento. Ellos siempre estuvieron presentes respetando mi iniciativa y libertad pero estableciendo pautas ordenadas que no fueran a crear un desequilibrio socioemocional. Desde la forma en que se me permitían los juegos, sus consejos, su vigilancia, su apoyo y sus intervenciones, así como el círculo de amigos en la infancia fue parte determinante en este desarrollo. Lo anterior me permitió un desarrollo equilibrado y un desarrollo definido de mi identidad como individuo. Es por esto que entiendo que el factor familia favoreció mi formación, más aun a nivel de mi personalidad, por ende todas las características afectivo-emocionales y de relaciones adecuadas fueron desarrollándose en forma óptima.

Lo anterior me lleva a afirmar en forma categórica la importancia de las interacciones positivas en mi desarrollo. De igual manera una de las áreas que identifico en mi desarrollo está relacionada al desarrollo socio emocional y de personalidad. Soy de los que creen que este desarrollo marca o incide sobre todo lo demás. Nuevamente tengo que traer a colación el factor ambiental de la familia y la crianza para ilustrar esta transformación. Mis padres siempre enfatizaban en el rol de los sentimientos en la toma de decisiones racionales. Siempre se me ha grabado que para ser práctico en la toma de las decisiones, y que las mismas redunden en el buen colectivo, tengo que tener presente mi deber de sentimientos y por ende el nivel de sentimientos de los demás. Me importa e interesa que los demás respeten mis sentimientos, por lo tanto partiendo de esa realidad tengo que imponerme esa regla al aplicarla a otros. Lo anterior ha conllevado a armonizar el corazón con el cerebro, una transformación importante en mi forma de pensar y en mi desarrollo. Me he visto en la obligación de aceptar mis errores cuando estoy equivocado, pero también he tenido que batallar fuerte cuando mi punto de vista bien razonado quiere tirarse por la borda, hoy todavía tiene vigencia esta dinámica en mi vida. Un ejemplo de esto es cuando discuto puntos de vistas o argumento con otras personas y quieren imponer su criterio procedo a equilibrar la razón con la emoción o pasión para lograr que se respete la diferencia, esto ocurre incluso con mis padres, quienes gracias a la formación que me brindaron, han aprendido a respetar mi punto de vista. En ocasiones cuando mis padres quieren imponerse recurro a lo que me ensenaron y modelaron. De igual manera he logrado desarrollar la capacidad para poder motivarme y persistir a las decepciones. Mi desarrollo de niño a adolescente fue uno en el que participé mucho de actividades atléticas y deportivas que requerían mucha entrega y manifiesto de habilidades, lo que en ocasiones conllevan que el no lograr el objetivo fuera un factor decepcionante y afectara mi autoestima. Sin embargo, de la misma manera que estuvo el factor padres y crianza, estuvo factor maestro, compañeros de clases y entrenadores. Siempre estuvieron ahí para que nunca el fracaso llegara, siempre se me motivó para que las experiencias negativas fueran elementos de motivación y no me llevaran a la decepción y si a ser persistente hasta lograr la meta o acercarme en forma triunfante a la misma, claro sin perder de perspectiva que soy un carnal. Este modelaje y motivación continúo me ayudaron a la formación como adulto. Hoy doy fe de esa perseverancia en las diferentes competencias de halterofilia en la que he participado. El apoyo de la gente que está alrededor y la motivación que desarrollé desde pequeño han sido factores determinantes. Algo con lo que he tenido que trabajar por mucho tiempo, y que todavía a esta altura de mi vida entiendo que hay que trabajar es lo relacionado con la impulsividad. Es un elemento que está ahí y del cual tengo que madurar, especialmente en la regulación del humor, aunque debo reconocer que he crecido mucho en equilibrar el buen humor con el coraje irracional. Lo anterior ha empezado a brindar frutos ya que me ha permitido regular el humor y lograr mantener mi capacidad de pensar.

He aprendido de mis padres la importancia de luchar por los ideales que han formado y siguen formando a uno. A luchar por las causas justas y a pelear sin miedo ante las injusticias, he aprendido de ellos a abrigar esperanzas y mostrar empatía ante el necesitado, ante el indefenso, a no claudicar y ser perseverante hasta llegar al nivel, pero respetando los que están en la periferia. He aprendido a conocer mis propias emociones y auto motivarme, a auto dominarme, a reconocer las emociones de los demás y poder ser diestro en manejar las relaciones de los demás, a expresarme productivamente contra los prejuicios, parte de lo que es mi desarrollo emocional y social y mi habilidad para vivir en armonía.

Un componente muy importante, además del social y emocional, que ha visto una transformación en mi desarrollo es el relacionado al nivel de responsabilidad. Este nivel de responsabilidad ha estado desarrollándose desde pequeño y me ha servido para ser exitoso en el deporte, en las relaciones sentimentales, en los estudios y en diferentes tareas laborales en las que he tenido la oportunidad de desempeñarlo. El mismo ha estado altamente influenciado por la disciplina, soy como los orientales, de los que cree que puede existir la inteligencia más grande, pero si no hay disciplina de nada sirve. Esa disciplina, como dije anteriormente ha estado inculcada por mis entrenadores, maestros y mi familia inmediata. Siempre han estado subrayando que el éxito que desee alcanzar estará matizado por el nivel de disciplina que desempeñe. Si soy disciplinado, seré responsable y cumplidor, por lo tanto la disciplina que te lleva a la responsabilidad y al cumplimiento te llevará al éxito y a la prosperidad, en otras palabras el logro que tendrás es parte o producto de tu responsabilidad. Ese nivel de responsabilidad, el que me han estado predicando desde pequeño, y que de momento resultaba ansioso, de discurso o adquirido me ha convertido en un prominente atleta, un excelente estudiante, pero sobre todo un gran ser humano. Curioso, esa disciplina que me exigían antes, ahora la exijo a los que están en mi entorno. Así que el discurso valió la pena.

Hace unos cuantos años atrás escribí dos meditaciones titulada La Desdicha del Dichoso y La Inestabilidad de no saber nada y que me gustaría que fueran parte de este ensayo ya que a mi juicio describen lo que ha sido mi transformación como ser humano, y de la cual se infiere los factores que han sido determinantes en esa transformación. La Desdicha del Dichoso meditación dice como sigue:

“La desdicha del  dichoso no son las hermosas experiencias que ha logrado, son las grandes oportunidades que no ha sabido valorar. El tener la dicha del éxito rotundo, en el intervalo de tiempo llamado vida, no nos excluye de la necesidad de seguir siendo seres humanos, los cuales nos alimentamos de buenos sentimientos, logrando una estabilidad emocional, casi inexplicable, llegando al tope de un frasco que estuvo vacio y pudiendo presenciar cómo se llena, si cómo se llena, cómo sentimos que nos complementamos cuando escuchamos un te extraño, un te necesito, un te quiero. El éxito de la vida no es cuán exitoso somos laboralmente. El éxito de la vida es cómo podemos manejar la vida, cómo podemos hacer lo correcto sin perder incorrectamente a alguien. Cómo ser felices sin quitar la felicidad de otro, cómo decir la verdad individual sin mentir grupalmente, cómo quitarnos la venda de los ojos cuando más necesitamos ver, o simplemente, cómo aceptar que la felicidad de nosotros se puede ver a simple vista y dejó de ser una pesadilla en la que pensamos nunca alcanzar. La desdicha no se adquiere por mala dicha, se adquiere con decisiones erróneas en momentos erróneos, ¿por qué el despedirse sin haber llegado?, ¿por qué el rechazo a lo tan anhelado? ¿Por qué cuando menos te los esperas lo invalorable adquiere un valor impresionante? Hay muchas respuestas que probablemente no conozcamos, pero la importancia no está en conocerla, si no en no equivocarnos”

Por otro lado, la meditación La Inestabilidad de no saber nada dice como sigue;

“ La inestabilidad de no saber nada, de sentir lo insensible, de desear lo indeseable, formando  parte de las inconclusiones concluidas. Gracias a la experiencia adquirida, servida para demostrar lo valioso que puede ser recibir lo tan anhelado, sin tan siquiera esperarlo. De una forma u otra la vida nos sorprende, nos lleva a la meca de nuestros sentimientos, probando segundo a segundo quienes somos y quienes  seremos en realidad, probando la importancia que tiene en nosotros,  ser humanos, sensibles y no animales monótonos. Tomando decisiones con los sentimientos y no con el instinto, aprendiendo a vivir día a día lo que será año tras año nuestra vida, cumpliendo metas incumplidas para soñar despierto y despertar en un sueño, sueño en el que la perfección dejara de ser una envidia siendo una cualidad,  donde lo único que vale la pena es el éxito personalizado, adquiriendo una felicidad grupal, llevándonos a resaltar  el vaivén  de fracasos borrados en la presencia de logros alcanzados. Demostrando que el motivo principal de la vida es luchar con sentimiento triunfador, levantándose detrás de cada caída y almacenando experiencias para formular ideas valiosas, mejorando la calidad de ésta en la calidad de nuestros seres humanos. No podemos seguir en el vaivén de temores, debido a errores, en la duda de ser quien siempre anhelamos ser, en la desdicha de no ser como debemos ser, en el estatus irremediable, en intento prolongado, en la carrera sin final en la que nadie sabe quién ganará. No podemos esconder el sol con el dedo ni mucho menos  arreglar lo dañado, la vida no se trata de no equivocarse. La vida se trata de aprender de lo equivocado, si la vida no tiene sentido, quien me explica por qué sentimos lo que sentimos. ¿Por qué vivimos lo que vivimos? No,  no me pueden contestar, la vida es una incógnita específica en la que decidimos como vivirla, ajenos al sufrimiento adquirido en decisiones erróneas que nos llevan al fracaso personal permitiéndonos levantarnos con más fuerzas o rendirnos en la decadencia”.

Los escritos anteriores son, según mi punto de vista, un reflejo claro de lo que ha sido mi transformación como ser humano y los factores que han intervenido en mi desarrollo. Es el reflejo resumido de un ejercicio de introspección y auto reconocimiento.

Como mencioné anteriormente los factores ambientales han sido altamente influyentes en la transformación social, emocional, intelectual, física y de un ser humano holístico, como muy bien decía Hostos, la aspiración a un hombre completo. Ese microsistema llamado familia de la que se derivan tantas interacciones ha sido un valor determinante en mi transformación. De igual; manera, la escuela, los compañeros de clase y los adultos con los que me he rodeado han sido factores catalíticos en una transformación mental, física y socialmente y físicamente saludable. Estos factores se han dado a la tarea de moldear y formar mi personalidad. He aprendido a no repetir los efectos negativos, a transformar el ente negativo en uno positivo y de provecho. He aprendido a crecer creciendo, a ser un ente productivo, aun sabiendo que cargo con una maleta invisible, pero que tengo las herramientas necesarias para trabajar con las situaciones que estén por llegar y con aquellos factores amenazantes que día a día, y sin ser invitados a tu espacio vital, llegan y se acercan para probarte y poner de manifiesto tu vulnerabilidad.

De eso es de lo que se trata la transformación del ser humano, de autocriticarse y auto reconocerse. De mirarse todos los días en el espejo y continuar una transformación a paso seguro y categórico. Una transformación destinada a crecer en un continúo, a dejar atrás, sin olvidar, lo que ha sido tu pasado y cómo aprender del mismo para realizar lo mejor. La vida y nuestro desarrollo es eso. Nunca dejo de crecer, nunca dejo de aprender, nunca dejo de conocerme. Nunca termino, por que cuando creo terminar apenas estoy en otra etapa de transformación. Eso es desarrollo, eso es transformar, eso es ser yo. En tras palabras, como decía el famoso escritor Ortega y Gasett, “yo soy yo y mis circunstancias”.

Sueño y aprendizaje

Escuela con cerebro

En el futuro habrá toda clase de formas nuevas y

radicalmente distintas que permitan incrementar

 el potencial  del cerebro para aprender.

Sarah-Jayne Blakemore

Pasamos una tercera parte de nuestra vida durmiendo y aunque creíamos que el sueño nos permitía descansar después de la actividad realizada en el estado de vigilia, actualmente sabemos que constituye un proceso de gran actividad mental y corporal imprescindible para el aprendizaje. La falta de sueño perjudica la memoria, la atención, el razonamiento lógico, las habilidades motoras o el humor, todos ellos factores críticos en los procesos educativos de enseñanza y aprendizaje. En el siguiente artículo, revisamos algún estudio relevante que investiga estas cuestiones y analizamos la información que nos suministran los adolescentes sobre el sueño en una etapa que se ve afectada debido a toda una serie de cambios hormonales.

Fases del sueño y consolidación de la memoria

El sueño constituye una necesidad biológica provocada…

Ver la entrada original 1.348 palabras más

La Atención a los Padres, Madres y Encargados de cara al Plan de Flexibilidad: Miguel A. Varela Pérez, 10 mayo de 2014

http://www.scribd.com/doc/223247425/La-Atencion-a-Los-Padres

Anteriores Entradas antiguas